domingo, septiembre 14, 2008

Andrés me compró el Sanborn's y yo me enamoré de Carlos

Odio cuando voy al cine con expectativas muy muy altas. Reaccioné ante la euforia de los medios y me empeñe en creer -otra vez- que las imágenes podrían ser mejores que las palabras. Ay, pero no.
A diferencia de mis acompañantes, yo opté por resignarme y dejar de encontrarle cierta coherencia y armonía a la protagonista; tampoco quise profundizar en los pequeños errores de secuencia que han perturbado mi existencia desde el año 2004.
Lo único rescatable fue Andrés Ascencio y la gran actuación de Giménez Cacho. Me impresionó el hecho de que en algunas escenas, su ausencia -necesaria- aún pesaba. Se llevó totalmente el absurdo amor de la insípida Catalina y el distraído y plano de Carlos. Se llevó la historia completita entre las patas y atragantada con mis palabras, gustosa puedo decir que el levántese guebonsita, contaré hasta 300 para irme no me ofendió en lo absoluto.

En resumidas cuentas y pocas opciones qué hacer un sábado por la noche, me pareció que tiene la escencia del libro más no está bien lograda pues hay aspectos que no fueron debidamente dramatizados y efectivamente, la ambientación es buenísima pero la talancón y un wey sumamente desconocido para personificar pasión y opiniones políticas, definitivamente no. Creo que Angeles Mastretta fue timada. Qué lástima.

2 comentarios:

meli dijo...

heyt, apoco tan asi?, no he visto la movie, pero hasta me la recmendaron:S

tendre que verla para poder dar una critica acerca de ella..

susanska!!!:) saluditos

; ]

aIDa dijo...

nena, pues nunca he terminado de leer arrancame la vida, ai se esta pudriendo en el librero :( jajaja pero es muy raro que una pelicula supere al libro, no?
conoces algun caso??

te quiero! (L)
besos hasta tu casaaa