martes, marzo 25, 2008

Despedir es devolver la libertad y es atreverme y caminar sin ir a ti.

Respeto mucho las decisiones de los demás porque hago que respeten las mías, pero ¿cómo es eso de que andan madreando emos? Al principio me dio mucha risa, pobres tipos todos golpeados por otros tipos sin cerebro. Pero ya después la Susana compasiva me jaló las orejas y me hizo entrar en razón; hoy serán los emos, mañana los darks, pasado mañana los fresas y ¿luego? las mujeres bellas y hermosas como yo, no señor, a mi no me tocan un pelo.
Sin embargo, debo decir que es deplorable el cómo la ociosidad domina tu vida. El no estar ocupado en algo de provecho te hace hacer y pensar mil y un ciento de pendejadas completas. Segura estoy de que esos jóvenes involucrados en las golpizas son vagos dispuestos a gastar sus vacaciones en la nada.
Pienso que el problema no radica en el estilo de moda que elijas, sino que está en la segmentación tan decadente que vivimos en sociedad y sobre todo que estamos perdiendo el valor de la tolerancia a pasos gigantezcos. No somos absolutamente nadie para decir lo que está bien o lo que está mal. Cada quién vive conforme a su educación, creencias, costumbres, visiones, a como se pueda, etc. A mi me encanta el intercambio de ideas. Entonces pues, hay que querer a la pinche gente aunque a veces se porte bien culerita con uno. Eso sí, nada de golpes, ellos no son la opción pues en la viña del Señor hay de todo. Aceptémoslo.






♪Buscaré un silencio largo,
en donde el humo de un recuerdo,
no sean otra cosa más que nubes bajas♪

2 comentarios:

..:: Shinji Ikari ::.. dijo...

Aunque es cierto que aquella actitud patetica y egocentrica llega a exaesperar tremendamente, yo tampoco creo que con madrearlos se vaya a solucionar algo.
Yo no madrearia a las chicas como tu, aun no guardo el suficiente odio. ¿se considera una agresion el sexo salvaje?

Saludos!
:D

dani (kardone) dijo...

aplaudo esas sabias palabras

...parece mentira que siendo tan de sentido común, no le sean a tod@s evidentes