sábado, mayo 03, 2008

Me quedo con la sensación de no tener las cosas claras.

La cosa es que cuando uno tiene dinero cree firmemente en que puede comprar un pedazo de planeta a la hora que se le de la gana. Pero la verdad es que no. Los precios son más caros que de costumbre y comienzas a comprender lo fastidiosa y ridícula que es la vida. También podría decirse que comprendemos más los gastos que hacen nuestros padres, abuelos, tíos, primos, gente, etc. pero la otra verdad es que no. Realmente no me interesa, gastemos a más no poder. Y seguramente se pensará que lo rescatable de todo esto es que ganas respeto, ya no hay manera de humillarte ni de escupirte en la cara el don nadie que puedes ser. Pero la siguiente verdad es que no. Siempre habrá el comentario insípido llenándote los tambos de rabia. Qué cosas.
Hace mucho tiempo que ya no hablo de él, ando en la etapa del post-amor no correspondido pues. Y esa es la única verdad. ¡Díos mío! ya díganle a la Susanska que regrese, esto se está poniendo bien aburrido contándoles mis frustraciones laborales y sentimentales. Adios.








Han pasado cinco años, asumiste las cosas
hace tiempo que estoy buscando mi verdadero yo,
hay una especie de simbiosis, dijo mi psicóloga
haría bien a la terapia o alejarme un tiempo...
unos setenta años.

3 comentarios:

Garambullita dijo...

El dinero nos hace ver muchas verdades falsas.

Supere pronto esa etapa. Saludines.

meli dijo...

ahh el $ es un mal necesario ...


; ]

saludos susanska :)

Orizschna dijo...

Andamos por el mismo mal de amor no correspondido.
Este.....bueno, en fin.........
Saludos!