lunes, marzo 16, 2009

Lo fatal, lo imprescindible

Mis chamacos no creen que yo tenga un pasado y probablemente piensen que salí despeinada y con lentes de la barriga de mi madre. No los culpo, a veces creo lo mismo pues me siento en un círculo donde no hay nada que recordar.
A estas alturas dudo mucho que mi memoria sea parte del cerebro, más bien quiero verme poeta y dolorosa al creer que se encuentra en el corazón.
Solo le pido que se decepcione de ella, la devuelva a su lugar y bombee sangre como lo hacía desde un principio como cuando era bebé y defecaba en pañales.

3 comentarios:

Marcos Legaspi dijo...

jajaja despeinada y con lentes :P

roche dijo...

Volví Susan, volví!

Por cierto, me gusta mucho el título de este post.

..:: Shinji Ikari ::.. dijo...

poeta y dolorosa. Aceptar que en el pasado eramos lo que mas despreciamos ahora.

Saludos!
:D